La reconstrucción con CEREC consiste en una reproducción exacta de su mandíbula (dentición) en cerámica a partir de la ayuda de un ordenador. La ventaja de este tratamiento es que el dentista puede aplicar el modelo desde la consulta, por lo que a menudo, tan solo se verá obligado a una única cita para completar el tratamiento.